sábado, 12 de marzo de 2011

ASCENSO CON PREMIO 5x3PS

En una primera actividad exploratoria de convivencia, realizada este Viernes 11 de Marzo y dentro de los inicios de la nueva etapa, se realizó el denominado “Ascenso con Premio 5x3PS”, cuya meta fue recorrer los 5 Km, con un máximo de 3 paradas, hasta el Pino Solitario para alcanzar el premio.
En la antena y casi por orden de tamaño (izq. a der.) Diana, Aleida, Rafael, Gianni, Carlos y Régulo; faltando solo el fotógrafo (Abelardo).
La primera etapa del ascenso, por la cara norte, se inició cerca de las 4:20 pm (un poco retardada por la linda parejita de espositos locales) y se realizó sin muchos inconvenientes; aunque ya la temperatura empezaba a mostrar de lo que podía ser capaz. La primera parada, en el crucero superior de la cara norte, vio pasar de largo a Dianita que venía inspirada y a su ritmo (de última y constante pasó a primera y remolcante). El grupo que la esperaba montó en sus corceles y se dio a la caza de la inspirada Diana. La llegada a la antena de los militares, entre neblina y viento, fue el momento para la primera inmortalización de los participantes.
Régulo llegando sin caucho trasero y evidenciando las condiciones climáticas en su espalda
Concluida la primera etapa, el grupo se dispuso al ascenso final y al premio en el pino solitario; con lo cual, el grupo liderado por Gianni, Régulo y Carlos Pimentel se batió con dureza por la pica del tanque mientras que el resto del grupo liderado por Diana, Aleida, Rafael y Abelardo tomaron la ruta al crucero de la parada anterior, reencontrándose todos nuevamente en la curva donde ambas rutas convergen. Hasta ese momento se mantenía el recorrido dentro de los parámetros establecidos. De allí en adelante ocurrieron alguna serie de desafortunados eventos que contribuyeron a algunos retrasos en el cronograma, entre ellos: Abelardo perdió y recuperó, con ayuda de Rafael, la luz de advertencia trasera; la tercera parada, en el chinchorro, se vio fragmentada dado que Régulo se estableció en la intersección de la bajada rompenalgas y no el chinchorro inferior; y el ascenso final cobró víctima, el caucho trasero de la bicicleta de Régulo se rasgo con lo cual tuvo que caminar ese ascenso final desde casi la mitad y hasta el Pino Solitario.
Jugo de uva en mano, los participantes celebran el casi cumplimiento de los objetivos trazados; (faltó solo el fotógrafo).
Una vez en el pino, comenzamos la degustación preparada para celebrar bajo el inclemente viento, con la inclemente temperatura y algo de humedad (gotas de rocío), cortesía de los mismos parámetros ambientales y el pino que nos brindaba cobijo; sin embargo, eso no impidió el disfrute de un rato de conversa y comelona. Un poco amedrentados por el frío, la brisa y la humedad la degustación transcurrió de manera rápida (mandíbulas a alta velocidad), faltando aun la reparación del caucho de Régulo; la cual se realizó entre bailes de “no me voy a congelar” y vítores de las participantes de “apúrense”. La bajada por el lado de la piscina se realizó sin dificultad, sin brisa y sin frío; reuniendo a todos los participantes al termino del camino y consolidándolos bajo la promesa de repetirla; situación que permitió, a algUNO de los osados participantes, a enarbolar la bandera del vicio y proponer que fuera todos los viernes… jajaja.